Inicio

Consulta virtual, tratamientos no presenciales.

«¿Es posible practicar el psicoanálisis a través de medios digitales?»

 

Si bien los tratamientos de psicoanálisis tradicionales se desarrollan de manera presencial, acudiendo a consulta de un analista, y es este quien decide cual será en encuadre teórico que le brindará al tratamiento y cual será la dirección de la cura, hoy esta situación de pandemia global que nos plantea la lucha contra el COVID-19 nos plantea un enfrentamiento a este escenario ideal al cual estamos acostumbrados aquellos que nos desarrollamos en esta práctica del psicoanálisis.

¿Qué ocurre entonces con este aparato teórico tal y como lo veníamos entendiendo cuando no podemos mantener más ese contacto presencial? ¿Cómo sostener la clínica psicoanalítica a través de Internet, video llamadas o simplemente con llamadas telefónicas?

De forma personal yo practico psicoanálisis por Internet desde hace ya varios años, y considero que es un medio totalmente válido para el tratamiento y la cura de las neurosis.

Hay, sin embargo, una gran cantidad de psicoanalistas, en todo el mundo, que recomiendan lo contrario. Y que solamente podrían hacerse algún tipo de comunicaciones extraordinarias en situaciones en la que algún paciente se encuentra fuera de la ciudad, o de vacaciones, o que por algún tema laboral se encuentran alejados temporalmente de su lugar de residencia. Pero enfáticamente sostienen que de ninguna manera recomiendan que un análisis se inicie o se prosiga por estos medios digitales y fuera del clásico encuadre presencial. Casi todos ellos hacen referencia a la misma cita de Jacques-Allain Miller, del curso los “Usos del Lapso” (miércoles 17 de nov. 1999): “Uno siempre se hace la pregunta ¿porqué no puede uno hacer un análisis escrito? si uno también puede interpretar, descifrar lo escrito. ¿Por que no puede uno hacer análisis por teléfono? si al menos uno tiene la vos y luego mañana tendremos la imagen? ¿Porqué no hace uno análisis en video conferencia? Video-psicoanálisis? Es porque es necesario que el analista ponga su cuerpo allí. El o ella deben poner su cuerpo allí para representar la parte no simbolizable. La tecnología está del lado anticipatoria del milenio, la tecnología nos permite sin duda estar allí sin el cuerpo, es verdad, pero estar allí son el cuerpo  no es estar allí. Sin duda alguien podría decir: “Uno puede dar la voz, uno puede dar la imagen, y mañana dará el olor y quizás uno dará el clon, pero se mantiene para el próximo milenio también”… Habrá una parte de goce no simbolizado, y esto es lo que llamo por la presencia del analista”. ¿El cuerpo al que se hace referencia cuál es? Pareciera que se hablara del cuerpo biológico, de lo real del cuerpo, y no del cuerpo imaginario, la imagen del cuerpo, o del cuerpo simbólico, la construcción del cuerpo simbólico, se  da también él la representación de un video perfectamente. Para ponerlo en otras palabras, a lo que se hace referencia es a la suma de huesos, tendones, tejidos y células que forman el cuerpo. ¿Y con qué sentido? Según Miller “simbolizar un resto de goce no simbolizado”…

Si de alguna manera de lo que se trata en psicoanálisis, es de analizar los términos significantes a partir de cierta estructura que determina el lenguaje, no debería presentarnos un obstáculo la virtualidad de una entrevista o la realización de un tratamiento, incluso pensando en su totalidad, para que allí se sostenga un análisis. Ya que lo que sostiene el análisis es el deseo del analista y no la presencia del cuerpo real con el que el analizante se identifica.

Es decir que planteado de esta forma la utilización de sesiones virtuales o por Internet no presupone un impedimento al análisis, y menos aún en el marco de una crisis como la actual.

“No hay análisis sin analista, porque el saber que alguien puede demandar sobre su particularidad de sujeto no está en ningún otro, ni en ningún texto, ni en Freud ni en Lacan, más bien es él mismo quien deberá producir el escrito de su singularidad. Y entre tanto, se requiere que otro lo encarne, con su presencia real, empujando al trabajo analizante, con su dirección de la cura, absolutamente particular a cada uno de los encuentros sucesivos que conforman un análisis. (Cita de Marta Serra Frediani, ¿Qué es una cura analítica lacaniana?- Seminario del Campo Freudiano de Barcelona- 2011)

La tecnología posibilita así que procesos analíticos en curso y el vínculo transferencial que los sostiene no se vean interrumpidos de la noche a la mañana, de forma involuntaria.

La actual situación de emergencia actual, causada por el  Coronavirus (Covid-19) nos permite reafirmarnos en el concepto de la utilidad de la tecnología para enfrentar la problemática del devenir cotidiano del análisis, que de otro modo podrían representar un fin o una suspensión involuntaria del tratamiento. Y esto lo transforma en un apoyo formal para el sostenimiento de nuestra práctica.

También es fundamental valorar el caso por caso y cada circunstancia particular, ya que es la única vía de acceso que se nos presenta.

Por ultimo quisiera resaltar que algunas tecnologías como Skype, WhatsApp y FaceTime, tecnologías a menudo empleadas, cifran las comunicaciones usando el estándar de cifrado avanzado (AES), la misma tecnología que usa, por ejemplo, por el gobierno federal de los Estados Unidos para proteger información delicada. Por lo tanto proporcionan una comunicación segura para nuestros propósitos y tienden a garantizar la privacidad manteniéndolo solo asequible a las partes, de alguna manera, recreando la privacidad del consultorio.

 

Lic. Sebastián Rota             cc

Avenida Constitución 4940 Piso 4 Dpto. A

(7600) Mar del Plata - Buenos Aires - Argentina

tel: (+54-223) 598-9851

consulta@sebastianrota.com.ar